CONJUNTIVITIS

¿Qué es la conjuntivitis?

La conjuntivitis es la inflamación de la superficie que cubre la parte interna de los párpados y el globo ocular hasta la córnea: la conjuntiva. Al inflamarse los vasos sanguíneos de esa membrana por diferentes motivos, estos pueden apreciarse de forma más notable en la zona blanca, y por eso vemos un ojo rojo o de tono rosado. Una conjuntivitis también se percibe como un picor o molestia, y puede afectar a uno o ambos ojos.

Si estás buscando un tratamiento para la conjuntivitis en A Coruña, en la clínica oftalmológica Cobian Martos somos expertos en todo tipo de afecciones oculares, incluyendo la conjuntivitis.

Causas de la conjuntivitis

Las causas de la conjuntivitis son variadas, destacan las conjuntivitis por alergias, frecuentes en niños, que no contagiosas, y son debidas a factores alérgenos como polen, ácaros del polvo, etc, así como las infecciones producidas por bacterias y virus, siendo estas últimas altamente contagiosas.

También puede aparecer conjuntivitis debido a otros motivos como cuerpos extraños o irritantes dentro del ojo, contaminación en el aire (humo, sustancias químicas…), la utilización por demasiado tiempo de lentes de contacto, hongos, o en menor medida amebas y parásitos. La conjuntivitis en recién nacidos, especialmente si es del tipo infecciosa, debe ser tratada de forma inmediata, ya que podría ser grave.

Síntomas de la conjuntivitis

Los síntomas de la conjuntivitis pueden variar en función de la tipología que se presente, pero por regla general, los más habituales son:

  • Ojo rojizo en el área blanca por inflamación de los vasos.
  • Sensación de arenilla o de tener algo dentro del ojo.
  • Lagrimeo.
  • Picazón o irritación.
  • Pus o mucosidad, común de la conjuntivitis bacteriana.
  • Aparición de costras en las pestañas o en los párpados, más habitual al despertarse.
  • Molestia o desplazamiento de lentes de contacto una vez puestas.
  • La conjuntivitis viral puede causar gripe o resfriado.

Si se tiene sospecha de una conjuntivitis, es recomendable acudir a un oftalmólogo cuando se presenta dolor en los ojos, secreciones que impiden ver nítidamente, sensibilidad a la luz, o rojez intensa en los ojos. También es importante acudir a un especialista cuando la conjuntivitis no mejora incluso con un tratamiento de antibióticos, y si el paciente presenta un sistema inmunitario débil.

Tratamiento de la conjuntivitis en A Coruña

¿Cómo eliminar la conjuntivitis en el ojo? Realizar un examen oftalmológico exhaustivo es fundamental para adecuar el tratamiento a cada paciente. En la clínica oftalmológica Cobian Martos en A Coruña, donde contamos con especialistas actualizados y tecnología punta en el sector, este examen podrá consistir en el uso de antibióticos en gotas o por vía oral, antihistamínicos, limpieza de la superficie ocular y párpados, o uso de antiinflamatorios y lágrimas artificiales, entre otros.

No es posible saber exactamente cuánto tarda en curarse la conjuntivitis. Sin embargo, se puede decir que una conjuntivitis viral normalmente desaparece en una o dos semanas sin necesidad de tratamiento, pero en ocasiones puede durar 2 o 3 semanas, cuando puede ser recomendable acudir a un oftalmólogo.

En caso de conjuntivitis bacteriana, esta podría mejorar sola en un plazo de 5 días, pero en caso de que persista, el médico de los ojos recomendará un antibiótico en forma de gotas o pomada de aplicación tópica. En cuanto a la conjuntivitis alérgica, esta puede mejorar al eliminar los agentes ambientales que causan la alergia a la persona; también se podrían recetar gotas para los ojos o antihistamínicos para la alergia.

Transmisión de la conjuntivitis

¿Cómo se transmite la conjuntivitis? Algunos tipos de conjuntivitis pueden transmitirse de unas personas a otras por contacto, como estrechar la mano; por el aire, cuando la persona contagiosa estornuda o tose, y también se contagia al tocar objetos contaminados y llevarse las manos a los ojos. De todas formas, no todas las conjuntivitis son contagiosas:

Conjuntivitis contagiosas:

la viral, es altamente contagiosa; y la bacteriana, es contagiosa en mayor o menor medida dependiendo del tipo de bacteria y de determinados entornos.

Conjuntivitis no contagiosas:

la alérgica y la producida por agentes externos irritantes en el ojo.

Prevenir la conjuntivitis

No existe fórmula mágica para prevenir una conjuntivitis, pero sí algunas recomendaciones que pueden evitar su aparición. La recomendación principal es no tocarse los ojos, ponerse lentes de contacto o aplicar algún tipo de gotas sin antes haberse lavado las manos con agua templada y jabón.

Si se convive con una persona infectada por conjuntivitis, es necesario lavarse las manos o desinfectarse al mantener contacto con ella, con objetos con los que haya tenido contacto como las sábanas, tras ayudarla a ponerse las gotas, etc. Tampoco se deben utilizar sus objetos personales, especialmente los de aseo.

CONTACTA CON NOSOTROS